BASURA. Según la Cámara Nacional de las Industrias de la Celulosa y el Papel, 30 por ciento de la basura es papel y cartón.

Aunque en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) existen 103 empresas autorizadas para la recepción, manejo y reciclado de papel, la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) desconoce cuánto se aprovecha este material para darle nuevos usos.

De hecho, la dependencia estatal también ignora qué porcentaje de los desechos sólidos urbanos corresponden a este residuo, por lo que recurren a cifras nacionales que la misma Semadet advierte sobre su desactualización.

Según las estimaciones que entregó la Semadet a este medio, del total de residuos que se acopian en los rellenos sanitarios diariamente en la ciudad, solamente 7 por ciento resulta ser papel y cartón; sin embargo, la Cámara Nacional de las Industrias de la Celulosa y el Papel indican, que estos materiales provenientes de la madera, pueden ser hasta 30 por ciento de la basura urbana.

Las desventajas de que esta cantidad de papel y cartón se tire y revuelva con los residuos urbanos son varias: aumentan el volumen de basura que termina enterrada en algún relleno sanitario, aporta lixiviados y además genera emisiones de gases efecto invernadero.

Por el lado contrario, si se clasifica y deriva a plantas dedicadas a su reutilización puede tener otra vida: pasa por un proceso de descontaminación para removerle tintas y conservar solamente la fibra, de ahí puede convertirse de nuevo en hojas de papel u otros materiales derivados.

Se estima que cada tonelada de papel que se recicla equivale a salvar 17 árboles y 25 mil litros de agua que se requieren para su producción primaria, lo cual reduce el impacto ambiental de la industria del papel, ya que en una vida promedio a nivel global, una persona habría deforestado 27 árboles como resultado de su consumo únicamente de libros, revistas y diarios.

Ante este panorama han tomado fuerza las empresas recicladoras de papel, que compran este insumo al mayoreo y menudeo, aunque algunas de ellas consultadas por este medio solicitan al proveedor, que puede ser un ciudadano común con un cúmulo de papel que ya no quiera, darse de alta en un sistema para facturar la compra.

Sin embargo, otras empresas no piden tantos trámites sino sólo que se les entregue el material; a cambio de 1 kilogramo de papel bond ofrecen desde 1.70 hasta 3 pesos.

Aunque un ciudadano común pudiera pensar que no es un gran generador de este producto como para acopiarlo e ir a vender el kilo por unos pocos pesos, en realidad cada mexicano consume en promedio 54 kilogramos de papel cada año, de acuerdo a un estudio realizado durante la primera década del 2000 por la Universidad de Guadalajara.

Pero una persona no solamente consume este producto sino también plástico, aluminio y otros productos valorizables que también se compran al menudeo, que bien pudieran separarse en una vivienda y al cabo de un tiempo llevarse a vender, incluso en un solo lugar.

No obstante, la falta de separación de residuos en la ZMG es menor a 3 por ciento, lo cual dificulta la valorización de residuos que a la larga implica un menor impacto para el medio ambiente.

De acuerdo a la Semadet, solamente los grandes generadores de papel y cartón registrados ante la dependencia –sin contar a los ciudadanos– producen 558 toneladas diarias de ambos, mismas que sí se reutilizan y reciclan. No obstante indicó a Diario NTR Guadalajara que trabaja en un registro estatal de residuos para tener mayor certeza de dichas cifras.

Dato:

Cuidado ambiental

Si bien las hojas de papel reciclado son hasta 15 por ciento más caras que las vírgenes, la retribución es al medio ambiente, ya que se evita la tala de árboles y la importación de celulosa de Estados Unidos, a la que se recurre porque la industria mexicana está rebasada en materia prima de este producto.

Cifras:

103 empresas están autorizadas para la recepción, manejo y reciclado de papel, según Semadet.

1 kilogramo de residuo de papel bond se compra entre 1.70 hasta 3 pesos.

54 kilogramos de papel son consumidos al año por cada mexicano, de acuerdo a un estudio de la UdeG.

1 persona habría deforestado 27 árboles como resultado de su consumo únicamente de libros, revistas y diarios.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code

Recent Comments

No hay comentarios que mostrar.